Este ejecutivo de cuentas en ALKORA accedió a la correduría a través de la bolsa de trabajo de la Universidad Carlos III. “Fue una oportunidad tan inesperada como gratificante”, confiesa. De un casi nulo conocimiento del Seguro, ha pasado a apreciar su enorme atractivo y su “altísimo potencial” de desarrollo profesional.

¿Qué preparación en materia de seguros recibió durante su formación universitaria y qué conocimiento sobre este sector tuvo en estos años?

En primer lugar, debo indicar que la preparación que se recibe en la Universidad respecto al mundo del Seguro es muy baja, ya que las carreras apenas están orientadas a ese fin, pero no solamente en el sector asegurador, sino en la mayor parte de ellos. Gran parte de los empleados que han terminado recientemente sus estudios provienen de grados como Administración y Dirección de Empresas, Derecho o Económicas. Hoy en día estos estudios te preparan con unos conocimientos básicos para defenderte en el mundo empresarial, pero no en sectores específicos. Sin embargo, creo que existe una tendencia a cambiar este problema con la introducción de nuevos Grados y Másteres. Para los jóvenes, es necesario complementar esa formación a través de másteres y cursos, que actualmente se están facilitando desde las empresas.

¿Qué le atrajo del Seguro para trabajar en él?

Lo que más me ha gustado es el análisis de las necesidades que tiene cada persona física o jurídica para aportarle las soluciones adecuadas. La forma de trabajar que existe en las empresas o departamentos dedicados a los seguros es frenética, siendo una de las características la rapidez para dar respuesta a las necesidades, lo que hace que el sector sea muy atractivo.

En su puesto, ¿qué hace? ¿Encajan estas tareas con su formación?

Realizo una gestión completa de la cartera de Particulares en la unidad de Previsión Social, junto a la gestión de varios colectivos de las empresas. Las labores son muy variadas, pero principalmente se basa en el análisis de las necesidades de cada uno. Estas tareas no corresponden, sin embargo, a las que se realizan en la Universidad, que centra los estudios principalmente a los conceptos teóricos, sin buscar una aplicación de este conocimiento al mundo real. Es una situación que debe cambiar.

¿Qué expectativas tiene de desarrollo profesional?

Es difícil ver las expectativas cuando uno está al principio del camino y tiene tanto por conocer, pero está claro que es un sector con un altísimo potencial y que ofrece grandes oportunidades. Mi meta siempre va a ser tener un conocimiento más amplio y profundo, para lo que la formación continua es fundamental y buscando asumir el grado máximo de responsabilidad. Viendo las oportunidades, no tengo la menor duda de que poco a poco iré aumentando esta responsabilidad.

¿Qué visión tiene de cómo podría mejorarse la imagen del Seguro de cara a la sociedad en general?

La imagen del Seguro en España, por lo general, es buena. No debemos olvidar que hablamos de un sector tan amplio que no todos los clientes van a estar contentos. Actualmente, a través de la legislación considero que los asegurados se encuentran bien protegidos, aunque estos tienen un gran desconocimiento y en muchas ocasiones no son conscientes de sus derechos y de los plazos en los que pueden reclamar esos derechos. Por tanto, una mayor concienciación sería una buena medida y ya podemos ver que en las empresas existe un alto grado de concienciación y esto se debe extender a las personas físicas.

inese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *